Consejos para ser tu propia jefa

Consejos para ser tu propia jefa

Hoy te contamos los consejos para ser tu propia jefa. Son pequeños trucos que nosotras aprendimos en el camino y estamos seguras de que seguiremos aprendiendo muchos más, pues como quién dice, acabamos de llegar.

¿Qué significa ser tu propia jefa?

Pero empecemos por el principio. ¿Qué quiere decir ser tu propia jefa? Vamos a verlo en una hermosa lista de ítems:

  • Tener el mando de todo lo que ocurre en tu proyecto
  • Ser la encargada de evaluar como se está haciendo el trabajo
  • Manejar el dinero, controlar las cuentas
  • Ser la responsable de cualquier problema y cosa que salga mal.
  • Tener que mejorar y superarte cada día para fomentar el crecimiento de la empresa
  • Premiarte cuando lo hagas bien y saber decirte las cosas que haces mal de forma educativa.

Son bastantes ítems para ir haciéndote a la idea de que ser tu propia jefa implica controlarlo y responsabilizarte de absolutamente todo.

No te asustes.

A nosotras también nos impresionó mucho la idea al principio…y a medida que te vas haciendo consciente, más. Bastante más de hecho…. Pero no te preocupes porque hoy te traemos una pequeña lista de consejos para que tengas presentes en el caso de que vayas a convertirte pronto en (o ya seas) tu propia jefa.

¿Lista?

  • Organízate…parece que no, pero es vital. Nosotras hemos trabajado con y sin organización. La segunda opción es un caos…se trabaja sí, pero no de la misma forma, si sabes lo que tienes que hacer eres más eficiente.
  • Pon ojo crítico a tooooodo lo que hagas. Piensa en la persona que va a ver o interesarse en eso que haces. ¿Dónde puede encontrar el fallo? Eso sí, utiliza eso ojo crítico para hacerte consciente de lo que estás haciendo genial.
  • Aprende a descansar. Siendo tu propio proyecto es normal que te vengas arriba echando horas (te lo decimos por experiencia) pero evidentemente eso no es saludable. De hecho, llega a ser contraproducente. Nuestro consejo diría lo siguiente: Oblígate a descansar cada 2 horas un ratillo. Ah, y cuando comas o hagas otras cosas ¡no trabajes! Di no al multitasking.
  • Mantén tu lugar de trabajo limpio y puro, como si fuera un santuario, de verdad te decimos que se trabaja de forma muy diferente y favorece la concentración

¿Qué te parecen nuestros consejos? ¿añadirías alguno?

jefa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
es_ES
A %d blogueros les gusta esto: